Tras las líneas enemigas

Quizás la gente no se para a pensar pero los que estamos trás investigaciones OSINT o como por ejemplo investigaciones llevadas a cabo por detectives, periodistas o cuerpos de seguridad del estado, tenemos que ver en ocasiones y aguantar ciertos vídeos o imágenes que son de una crueldad extrema, que nadie debería ver, pero para que lo que se ve en esas imágenes no suceda algunos nos tenemos que sacrificar.

Os preguntaréis porque cuento esto, pues bien desde hace dos semanas llevo infiltrándome en canales de telegram y de instagram en la cual (adolescentes y personas adultas) comparten todo tipo de vídeos de extrema violencia, en los que se ven pálizas (algunas grabadas por ellos mismos), linchamientos y hasta asesinatos, si tal cual lo lees, sin censurar nada.

Diréis pues denuncia el canal de telegram o el perfil de instagram, se hace pero no se cierran y en el caso que cierren uno aparecen como champiñones como si soltaran las esporas, por lo que hay que ir a la raíz, de quién está detrás, analizar las imágenes para dar ubicación o identificar a los participantes y para ello hay que ver y ver las imágenes, como ya os conté en el post sobre videoscrapping, hacer esto supone tener que ver las imágenes muchas veces y con esa extrema crueldad es durísimo.

«A veces llegas a una investigación en la que debes tragar saliva y aguantar el tipo para que con el mayor esmero y eficacia puedas dar caza a los criminales».

— Aimery Parekh

Así que ahora ya conocéis la parte menos agradable de según que investigaciones.

Ciao Ciao

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

ocho − 1 =